sanfrancisco-cedenoNació en Toa Alta el 2 de mayo de 1889. Su padre fue Pedro Cedeño, carpintero de oficio. Su madre fue Gabriela Calderón, una conocida curandera. Su hija se llamaba Josefa Cedeño. Teodoro Vidal describe a Cedeño en su libro Santeros Puertorriqueños, como de baja estatura, delgado, de tez bronceada, cabellera blanca, bondadosa mirada, manos rústicas y firmes y de pelo blanco". El santero además  se dedicaba a la pesca. Contruia lápidas, panteones y preparaba cruces en cemento, muy solicitadas por sus clientes para indicar el lugar donde había fallecido alguna persona. También pintaba rótulos, paisajes y fue hasta acróbata de circo.

En su niñez ayudaba a su padre haciendo mandados para comprar verduras en casa del compadre de Cedeño el también santero, Juan Vázquez. Éste vivía en el sector El Cielito de Toa Alta. Cedeño aprendió a tallar santos observando a Vázquez, y también observando a Nicomedes Pérez (doña Nico), vecina en la calle El Melao del mismo pueblo, también conocida como santera talladora. Don Norberto contó a Teodoro Vidal que durante los primeros años imitaba el estilo de Nicomedes pero más tarde tomó como mentor a Juan Vázquez. En sus anécdotas contaba que en ocasiones confrontaba dificultad para tallar algún santo y entonces continuaba tallándolo repetidas veces hasta lograr la perfección.

Preparaba milagros o exvotos en forma de niñitos, bastoncitos, piernas, vacas, cerdos, bueyes y ojos de Santa Lucía, los cuales vendía a cincuenta centavos. Walter Murray Chiesa narra en su libro Crónica Artesanal Puertorriqueña que "uno de los momentos mas importantes en la vida del santero Cedeño fue cuando se dedicó a recorrer los barrios de su pueblo de Toa Alta, así como sectores de Corozal, Naranjito y Morovis, reparando y pintando santos de palo y que fue Cedeño el último santero itinerante de nuestra historia artesanal". En muchas ocasiones Norberto pernoctaba en los hogares de amigos a quienes visitaba en barrios distantes con el propósito de  retocar santos. Sus últimos años los pasó acompañado de su hija en la Urbanización Pública de Toa Alta, Ramón Pérez.

Bibliografia:

Murray Chiesa, Walter. Crónica Artesanal Puertorriqueña: Apuntes para una Historia Artesanal de Puerto Rico, 1996.

Vidal Santoni, Teodoro. Santeros Puertorriqueños, Ediciones Alba, 1978.