ANNUAL EVENT

Encuentro de Santeros
Dic 17, 2017 :: 9am-6pm :: Orocovis, PR

Juanito Cartagena

Nació en el barrio Sanamuertos de Orocovis el día 8 de octubre de 1891. Fueron sus padres José Cartagena y Juana Martínez , naturales del pueblo de Orocovis. Su niñez transcurrió en los barrios Damián y El Gato de Orocovis. Se caso con la Sra. Juana Ortiz y fue a residir en el Cerro La Guaira del pueblo de Orocovis. Tuvo seis hijos, todos varones. Se llamaban Paco, Flor . Juan Neri, Justo, NIto y Eliseo. Ninguno de sus hijos talló.

trad-16Según investigaciones realizadas por Don Teodoro Vidal, Juanito, "era alrededor de treinta años menor que Genaro Rivera y estaba emparentado con él, por ser Genaro, hijastro de Doña Rosa Cartagena"." Doña Rosa, fue la segunda esposa del santero Genaro Rivera y era a su vez tía de Juanito. Comenzó a tallar temprano en su juventud".(1) Ambos santeros fueron criados y educados bajo la tutela de Doña Rosa Cartagena quien por los relatos que cuentan sus familiares influenció mucho en la vida de ambos.

Su sobrina, Doña Angelita Alvarado Cartagena, cuenta que tío Juanito, "queria mucho a Tia Rosita", como le apodaba cariñosamente. Fue descrita como una mujer de vida ejemplar. La describen como una santa ya que su vida transcurrió entre rezos, meditación, realizando los quehaceres diarios del hogar y brindando con su ejemplo de vida grandes enseñanzas morales y religiosas a esta familia y a todos sus vecinos. Fue una persona a quien Juanito siempre admiró y destacó grandemente y decia que tía Rosita, era una santa , una persona de gran humildad y que ofrecía consejeria y aliento a todos en el barrio especialmente a los enfermos. Era conocida en el barrio como la santita y cuando le sorprendió la muerte eataba rezando el rosario mientras se mecía en un sillón.

"Juanito Cartagena talló gran cantidad de imágenes y aprendió observando al santero Genaro Rivera Avilés sin que este lo advirtiera ya que no era del agrado de Genaro que Juanito lo observara tallando santos". (2). Era católico ferviente, visitaba la iglesia todos los domingos y después de la misa se detenía por largas horas a observar las imágenes de la iglesia de Orocovis donde según expresa su sobrina , Doña Angelita Cartagena, se los llevaba grabados en la mente para luego tallarlos. Tenía como misión de vida visitar a los enfermos y muchas veces lo mandaban a buscar para que les orara y brindaba aliento y consejería. Dice Doña Angelita que "con solo su presencia y el amor que les brindaba a la gente era suficiente para que se sintieran bien". También era frecuente que le encargaran la Virgen de los Dolores todos aquellos enfermos que se encontraban aquejados por algún dolor y que el encargo de la talla de esta virgen tenía gran demanda en el barrio Gato de Orocovis. Decía que "la Virgen de los Dolores nos aliviaba y nos daba la sanación". También Impartía clases de catecismo, preparaba grupos para la iglesia y cargaba siempre un rosario en el cuello, ademas era frecuente observarlo rezando mientras caminaba por los caminos de aquel entonces en los barrios de Orocovis. Cargaba todo el tiempo el rosario en el cuello y siempre estaba en meditación y en oración.

Tambien asistía a muchos velorios donde tocaba e improvisaba décimas y aguinaldos a los santos.

Los santos de su devoción eran la Virgen del Carmen y San Antonio de Padua. En la pequeña habitación de su casa había un altar con un nicho donde se encontraba una imagen de la Virgen del Carmen, el Sagrado Corazón de Jesús, La Virgen de los Dolores, un crucifijo y el Perpetuo Socorro. Tenia la promesa de hacer un rosario cantado todos los años en el dia de San Antonio donde se preparaba un altar realizado con ramas de palmas arqueadas adornados con flores silvestres entre ellas las pavonas (hibiscus). Este altar se preparaba en la sala de la casa donde se colocaba un nicho con la imagen de San Antonio donde tacaba su cuatro y le cantaba e improvisaba canciones al santo. Ademas de santos preparaba resguardos para niños tales como crucecitas en madera, la faz de Cristo y manitas de azabache.

Fue descrito por su sobrina como un hombre blanco, perfilado, ojos marrón y de 5'7" de estatura aprox. Era muy pobre y en su casa había un fogón y se cocinaba con leña y era costumbre compartir los alimentos con los vecinos menos afortunados. Relata su sobrina que le pagaban un par de dólares por las imagenes dependiendo del tamaño pero en muchas ocasiones lo hacía por trueque por una gallina o por alimentos agrícolas.

Cuenta su sobrina Dona Angelita Cartagena que en la entrada de su casa había un recipiente con agua bendita y que era una costumbre que al entrar a la casa de Tío Juanito, todos se persignaran en la frente con agua bendita y se realizaran la señal de la cruz. Su rutina diaria en la casa era la de levantarse a las cinco de la madrugada para rezar el rosario.

Además de santos, Juanito era ebanista, albañil, carpintero, barbero y tocaba y confeccionaba instrumentos musicales tales como guitarras, guiros y maracas. Vendía y retocaba santos en toda esta región de Orocovis y Morovis, principalmente. En Orocovis la mayor cantidad de santos atribuídos a Juanito se han encontrado en el sector del pueblo y en los barrios Damián y El Gato. En Morovis se han encontrado muchos en el barrio Perchas y en el barrio Río Grande en los sectores Arraijanes y El Cerro.

Según información suministrada por Eliseo Cartagena en el certificado de defunción consta que trabajó de barbero durante 23 años. Trabajó por última vez en 1941 en Santurce y vivió los últimos tres años de su vida en el residencial público Luis Lloren's Torres en el edifio 52 , apt. 1022. Durante sus dias finales fue atendido por el Dr. Jorge E. Lugo quien le atendió desde el veintinueve de octubre al tres de noviembre de 1956. Su muerte acaeció el dia 4 de noviembre de 1956 a las cinco de la tarde según consta en su acta de defunción. La condición patológica como causa inmediata de su muerte fue Hipertensión Maligna. Fue sepultado en el Cementerio Metropolitano de Rio Piedras.

En al año 1991 por iniciativa del santero Celestino Avilés y en colaboración con el municipio de Orocovis se le rindió un homenaje póstumo al nombrar el Centro Cultural del pueblo con su nombre bajo la incumbencia del Hon. alcalde Victor M. Burgos Casiano. También el Museo Familia Avilés de Orocovis le reconoció al dedicar el Primer Encuentro de Santeros (1983) en su memoria.

Entrevista:

Angelita Cartagena.Barrio "El Gato".

Entrevista realizada en 2008. Dr Jose G. Torres Meléndez

Puede escuchar esta entrevista si va al menu en la secion de entrevistas.

Bibliografia:

Vidal Santoni Teodoro, Dr. Santeros Puertorriqueños. Ediciones Alba. San Juan, Puerto Rico. 1979.